¿Por qué es recomendable hacer testamento? ¿Cuáles son sus ventajas?

Como bien sabemos, el testamento recoge la última voluntad de una persona sobre cómo quiere que se repartan sus bienes una vez fallecida.

A pesar de ser uno de los documentos notariales más solicitados, sigue siendo un gran desconocido para gran parte de la sociedad. La mayoría de las preguntas que se suelen hacer son: ¿Qué es necesario y cuánto cuesta hacer testamento? ¿Qué problemas evita? ¿Qué pasa si no se hace testamento?

Hacer testamento es muy sencillo. Para poder hacerlo, sólo se necesita el DNI y exponer y explicar al notario cómo desea repartir sus bienes y patrimonio. Sin embargo, se suele desconocer el precio que se paga por hacerlo. Independientemente de cuánto valgan los bienes del testador, un testamento suele oscilar entre unos 38 y 60 euros, y solo en casos excepcionales la cantidad puede ser mayor. También queremos destacar desde Notaría Iglesias, que el testamento es revocable y se puede cambiar tantas veces como el testador quiera, de forma que el último testamento es el que tiene efectos, dejando sin validez alguna el realizado o realizados con posterioridad.

Uno de los aspectos que más dudas ocasiona a las personas, es si a la hora de hacer testamento, se debe realizar un inventario de los bienes; queremos dejar claro, que esto no es necesario, sólo se debe especificar a quiénes se dejan los bienes y cómo se desea repartir. Será después del fallecimiento de la persona, cuando los herederos deberán hacer un inventario de los bienes y de las deudas, si las hubiera, para proceder a su reparto.

¿Qué pasa si no se hace testamento?

Otra pregunta frecuente entre la población es que ocurre con la herencia si no ha dejado testamento la persona fallecida. Decir que no se pierde la herencia ni la hereda el Estado, ya que la legislación civil determina los herederos a quiénes corresponde la herencia por orden de parentesco. En cualquier caso, los herederos deberán acudir al notario para hacer una “declaración de herederos abintestato“.

En el caso de los parientes colaterales deberán acudir al juez. Este proceso por lo general, es más largo y complicado, además el coste también es más elevado.