¿Cómo proteger tus bienes ante situaciones imprevistas?

¿Cómo proteger tus bienes ante situaciones imprevistas?

Salvaguardar el patrimonio es un aspecto clave dentro de la planificación financiera familiar. Para lograrlo, es esencial apoyarse en instrumentos legales específicos, que permitan proteger los bienes contra diversos riesgos y eventos inesperados, como demandas, divorcios, fallecimientos, reclamaciones de terceros, etc.

Un testamento, las capitulaciones matrimoniales, un poder notarial… son algunos de los instrumentos clave que ofrecen protección legal al patrimonio. En este artículo detallamos cómo cada una de estas herramientas jurídicas pueden resguardar tus bienes.

El testamento para proteger a la familia y al patrimonio

El testamento es un documento legal que contiene la última voluntad de una persona, respecto a la distribución de sus propiedades y derechos tras el fallecimiento. De esta forma, se facilita la repartición de la herencia y es más fácil proteger a los seres queridos. 

En este instrumento puedes establecer qué persona, o personas, serán las beneficiarias de tus bienes, o cómo debe hacerse uso de las propiedades, cuando ya no estés. 

Importancia del testamento como protección legal

Es recomendable realizar un testamento una vez que se haya alcanzado la mayoría de edad y se disponga de un patrimonio propio. No es una cuestión exclusiva de la vejez. Si una persona fallece sin haber realizado el testamento, la herencia se reparte según el orden de sucesión y los porcentajes que establece el Código Civil, lo que puede no coincidir del todo con las preferencias o deseos personales del fallecido.  

Para obtener la máxima protección legal posible, no solo hay que otorgar testamento, también es importante modificarlo, según cambien nuestras circunstancias personales, como nacimientos de hijos, incremento del patrimonio, divorcios, bodas, etc.

Por supuesto, en el testamento se debe respetar la legítima, que es la porción de la herencia reservada por la ley para determinados familiares cercanos (herederos forzosos). Pero es un documento clave para:

  • Adjudicar bienes concretos a los herederos. 
  • Especificar qué dejas de “legítima”.
  • Evitar problemas al momento de la distribución de bienes.
  • Proteger a los hijos más vulnerables o a otros familiares.
  • Beneficiar a otra persona querida fuera del ámbito familiar.
  • Evitar que el patrimonio acabe en manos de hijos políticos (yernos y nueras) u otras personas ajenas a la familia.

De la herencia, ⅓ debe ser asignado a la legítima estricta. Pero puedes disponer de las porciones restantes, de la siguiente manera: ⅓  para favorecer a alguno de tus hijos y ⅓ que puedes otorgarlo a quien desees.

¿Cómo hacer un testamento?

Para hacer un testamento, basta con presentarse ante el notario, mostrar el DNI y explicar la manera en que se desea distribuir el patrimonio. No se requiere presentar documentos que acrediten los bienes que se tengan. 

El poder preventivo para la protección legal de los bienes

En situaciones difíciles, en las que te encuentres enfermo o con alguna discapacidad, es posible que necesites apoyarte en una persona de confianza (amigo, familiar o pareja) para que se encargue de gestionar tu patrimonio, se haga cargo de las finanzas y pueda proteger tus bienes. 

El poder preventivo es un documento legal en el que una persona (poderdante) designa a otra (apoderado) para que represente sus intereses, tome decisiones en su nombre o gestione su patrimonio en el futuro, en el supuesto de que sea incapaz de hacerlo por sí misma. 

Este tipo de poder te permite definir anticipadamente qué persona de confianza te representará y administrará tus bienes y asuntos personales, solo en caso de que una situación imprevista (accidente, enfermedad, discapacidad…) te llegue a privar de la capacidad de tomar tus propias decisiones.

Ventajas

El poder preventivo constituye una medida de protección legal y previsión. Su principal ventaja es que confiere funciones similares a las de un tutor, sin pasar por un procedimiento de incapacitación judicial. Además:

  • Evita problemas o discrepancias entre parientes.
  • Puede reflejar las preferencias o deseos del poderdante sobre la administración de su patrimonio. 
  • Permite una cobertura y atención inmediata de las necesidades o asuntos del poderdante, como pagar cuentas y realizar transacciones bancarias.

¿Cómo se otorga el poder preventivo?

El poder preventivo debe oficializarse ante un Notario, quién lo redactará y hará constar en escritura pública. Se requiere ser mayor de edad, presentar el DNI y estar en plenas facultades mentales. No se necesita la autorización del apoderado. 

En este documento se identifica claramente a la persona a quien se le otorga la capacidad para actuar y se definen cuáles serán las facultades que puede ejercer, en qué circunstancias y desde cuándo.

Las capitulaciones matrimoniales para proteger el patrimonio 

Las capitulaciones matrimoniales son un contrato que la pareja puede firmar antes o después de celebrar la unión, con el fin de establecer los acuerdos sobre el régimen económico dentro del matrimonio. Este pacto puede ser modificado en cualquier momento, siempre sujeto al consentimiento mutuo de ambos cónyuges.

En España, el régimen económico por defecto es el de gananciales, en el que los bienes adquiridos dentro del matrimonio son propiedad de ambos cónyuges y las deudas que contraiga cualquiera de los dos puede afectar el patrimonio ganancial. 

Sin embargo, mediante las capitulaciones matrimoniales es posible:

  • Optar por un régimen de separación de bienes, en el que cada cónyuge mantiene la titularidad de los bienes, tanto de los que tenía antes del matrimonio como de los que adquiere de manera individual durante el matrimonio, pudiendo gestionarlos con total autonomía. Además, cada uno responde por sus deudas personales, sin afectar el patrimonio del otro cónyuge.

Ventajas de las capitulaciones matrimoniales

Aunque la mayoría de veces se perciban como un acto de desconfianza, realmente es un instrumento de protección legal que permite planificar el futuro y evitar posibles disputas. Estas capitulaciones ayudan a resguardar el patrimonio personal de ambos cónyuges, en casos de separación, desacuerdo o deudas.

¿Dónde y cómo hacer las capitulaciones matrimoniales?

Para que sean un acuerdo eficaz y legal, las capitulaciones deben constar en una escritura pública, firmada ante un Notario. Además, es necesario inscribirlas en el Registro Civil, junto con la inscripción del matrimonio. 


Si deseas saber cómo obtener la máxima protección legal de tu patrimonio? Contáctanos. En Notaría Iglesias & Fernández – Martos te ofrecemos una asesoría personalizada y gratuita en materia de herencias, testamentos, poderes y separación de bienes.