El papel del Notario en una compraventa inmobiliaria

El papel del Notario en una compraventa inmobiliaria

Formalizar la compraventa de un inmueble ante un Notario te garantiza la transparencia y la legalidad de la transacción. Además de redactar y firmar la escritura pública, este funcionario se encarga de comprobar que el inmueble pueda ser transferido y verifica que todos los datos sean ciertos. Incluso, puede resolver tus dudas.

En este post detallamos cuáles son las funciones de un Notario dentro de un proceso de compraventa inmobiliaria. Explicamos qué hace para validar la autenticidad de este acto y cómo puede asesorarte antes de que firmes.

¿Cuáles son las funciones de un Notario en el proceso de compraventa de inmuebles?

El Notario es un profesional del Derecho que ha sido investido con funciones públicas por el Estado, para brindar seguridad jurídica a los ciudadanos y dar fe de los actos jurídicos extrajudiciales.

Exactamente, el Notario está autorizado oficialmente para amparar y dotar de validez pública los actos o hechos que presencia, observa o escucha. Todo documento firmado o reconocido por un Notario tiene fuerza probatoria.

Cuando un Notario interviene en la compraventa de inmuebles residenciales (viviendas, apartamentos, pisos, chalets, etc.) o no residenciales (oficinas, hoteles, tiendas, restaurantes, etc.) lleva a cabo las siguientes acciones para garantizar la legalidad de la transacción:

El Notario comprueba la información

En la compraventa inmobiliaria un Notario comprueba la veracidad de todos los datos y aspectos recogidos en el contrato o escritura pública. Principalmente, verifica:

  • La identidad del comprador y vendedor.
  • La capacidad jurídica de ambas partes, es decir que tengan la capacidad mental y legal necesaria para obrar y obligarse mediante un contrato.
  • El número catastral del inmueble.
  • Los pagos de las cuotas comunitarias, mediante la solicitud de la certificación correspondiente a la comunidad de propietarios.
  • El título de propiedad del vendedor.
  • La cédula de habitabilidad.
  • El certificado energético.
  • La información registral sobre el bien inmueble, para:
    • Corroborar que el vendedor no se encuentre inmerso en un concurso de acreedores.
    • Garantizar que el inmueble esté libre de cargas (hipotecas, arrendamientos, embargos, impuestos sin pagar, etc.)

El Notario redacta la escritura pública

Después de haber comprobado la identidad y capacidad de las partes y la información concerniente al inmueble, el Notario se dedica a redactar la escritura pública, siempre ajustada a las normas jurídicas vigentes. 

Además, incluye en el documento los datos comprobados, el precio de la compraventa inmobiliaria y las formas de pago acordadas. 

Seguidamente, envía el documento tanto al comprador como al vendedor para su revisión. Por lo tanto, cualquiera de ellos puede solicitar la modificación de algún aspecto, antes de la firma del contrato.

El Notario formaliza el acuerdo de compraventa inmobiliaria

Estando de acuerdo ambas partes sobre la escritura, es necesario que comparezcan ante el Notario para formalizar la transacción de la compraventa inmobiliaria. En esta última cita, el Notario lee las condiciones del acuerdo que recoge la escritura.

Finalmente se formaliza la compraventa inmobiliaria mediante las firmas de las partes y del Notario, la constatación del pago del importe pactado y la entrega de las llaves del inmueble al comprador.

Por medio de esta escritura pública, el Notario da fe del compromiso que han asumido ambas partes dentro de la transmisión del bien. En consecuencia, ni el comprador ni el vendedor podrán negar posteriormente lo que han manifestado y firmado ante el Notario. 

El Notario asesora

Un Notario es un profesional del derecho altamente cualificado. Para ser elegido e investido para cumplir su función pública debe afrontar estudios en diversas ramas del derecho y aprobar un sistema de selección exigente. 

Además, un Notario está constantemente actualizando sus conocimientos para adaptar sus funciones a las nuevas normas, tecnologías y requerimientos sociales.

Por lo tanto, antes de firmar cualquier documento de compraventa inmobiliaria siempre es aconsejable acudir ante un Notario para resolver dudas sobre el proceso o simplemente informarte sobre los pasos para adquirir o vender un inmueble con las máximas garantías legales.

El Notario te asiste en el contrato de arras

El contrato de arras no es obligatorio, pero es un documento privado válido ante la ley, en el que las partes pactan la reserva del inmueble y algunas condiciones de la compraventa. Se denomina arras a la suma de dinero que el comprador entrega al vendedor en señal del acuerdo de reserva.

Antes de firmar este documento y entregar cualquier cantidad de dinero, el Notario puede ayudarte a revisar el contenido del contrato de arras y explicarte cada uno de los compromisos que estás adquiriendo. 

El Notario se asegura de que las partes se mantengan informadas

Además de que el Notario envía el borrador de la escritura de compraventa a ambas partes, este funcionario se encarga de leer la escritura antes de proceder a la firma del contrato o documento público. 

En este momento, si el comprador o el vendedor lo consideran necesario puede interrumpir la lectura y solicitar la aclaración sobre cualquier aspecto en el que tenga dudas.

¿Quién elige el Notario en una compraventa inmobiliaria? 

En las transacciones de compraventa inmobiliaria las dos partes pueden ponerse de acuerdo para elegir al Notario. Si no es así, es el comprador quien tiene el derecho de elegirlo. ¿Por qué? Porque la parte compradora es la que necesita mayores garantías de que la documentación sea correcta y de que el inmueble esté libre de cargas. 

¿Qué Notario elegir? Para la compraventa inmobiliaria o para cualquier otro acto jurídico, en el ámbito mercantil, civil, familiar o de sucesiones, puedes elegir al Notario de tu preferencia. Lo habitual es que la Notaría elegida sea del mismo domicilio que el inmueble a transmitir.

Los costes asociados a las gestiones notariales se encuentran fijados por el Estado. Son bastante asequibles, más aún si se comparan con los problemas jurídicos y económicos que se evitan gracias al Notario. El mayor porcentaje de estos importes se destinan al pago de impuestos y otros gastos generados por requisitos que exige la ley.

También es importante resaltar que los Notarios proporcionamos asesoramiento jurídico gratuito a todo ciudadano que lo solicite. Estudiamos tu caso y resolvemos tu consulta sin compromiso. 

Si necesitas una guía profesional en la compraventa inmobiliaria, antes de la firma del contrato, o para formalizar la transacción, contáctanos. En Notaría Iglesias & Fernández – Martos contamos con equipo profesional experto que te ayuda a gestionar los trámites notariales de manera rápida y sencilla.